Programa “Vivir y Sentir el Patrimonio”

Manuel Martín González / Ricardo Ballano Sancho

Cuando desde la Consejería de Educación se comienza a trabajar en la idea de ofertar a los centros un Programa educativo relacionado con nuestro Patrimonio, las primeras preguntas que surgen hacen referencia al para qué, al concepto de patrimonio a seguir, al papel que debe jugar en la escuela o como integrarlo curricularmente. El nuevo rediseño de los antiguos programas educativos ha ofrecido el marco oportuno para comenzar a trabajar en ello desde un enfoque pedagógico de programa como herramienta para la innovación, para el acompañamiento de los centros que desean iniciar una estrategia innovadora, para ofrecer formación específica, para trazar vías de colaboración con otras instituciones y sumar esfuerzos desde toda la comunidad. Es así como surge “Vivir y sentir el Patrimonio” en el curso 2012/2013, primero como programa experimental surgido de la colaboración con el Patronato de la Alhambra y el Generalife; y a partir de 2016/2017 ofertado a todos los centros andaluces.

Una de las principales características que debe traer aparejado este programa educativo es conseguir un cambio de modelo. De esta forma, buscando un centro de interés en el Patrimonio Cultural, se impulsan metodologías innovadoras como el trabajo por proyectos. Se incide en una metodología ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos / Problemas / Retos), en la búsqueda de un aprendizaje globalizado y competencial, teniendo siempre como objetivo o meta la elaboración de productos tangibles, cuya difusión enriquezca a la comunidad educativa donde se desarrolla el proyecto. Fijando al alumnado como el creador de contenidos se logra un aprendizaje más profundo y duradero.

El Patrimonio es una realidad multidisciplinar por lo que, todo lo relativo a su educación necesariamente también debe serlo. Son muchos los enfoques que configuran, en su conjunto, la visión plural del Patrimonio y por eso mismo, todo intento por definir la educación patrimonial y, en particular, la didáctica del Patrimonio, debe sustentarse sobre la necesidad de conjugar numerosos puntos de vista o la interdisciplinariedad. Esto se comprende fácilmente cuando asumimos que son muchos y muy diversos los valores que es preciso proyectar hacia el Patrimonio: históricos, sociales, ideológicos, identitarios, emotivos, educativos, económicos, profesionales, turísticos, etc.

El Patrimonio ha de ser una herramienta eficaz en el ejercicio del derecho fundamental de acceso a la cultura y del respeto a la diversidad cultural. Sólo partiendo de la apropiación por parte de la ciudadanía de los valores culturales inherentes a los bienes patrimoniales puede vislumbrarse un horizonte de sostenibilidad en la gestión de los mismos. La relación existente entre los conceptos Educación y Patrimonio, es múltiple, existiendo notorias diferencias y matices entre unos planteamientos y otros. Desde educar con el Patrimonio a educar para el patrimonio o la educación del Patrimonio. Por tanto, toda estrategia de educación patrimonial debe tener como fin último el conectar al Patrimonio con la sociedad. Esa conexión sólo es posible si se consigue despertar la inquietud por conocer el Patrimonio en la comunidad educativa.

El Patrimonio no se difunde simplemente para que las personas lo conozcan; el fin de la educación patrimonial es que los ciudadanos sientan suyo ese Patrimonio, que lleguen a asumir que su identidad, en los diferentes niveles en que se configura, deriva de referentes patrimoniales que explican qué somos, cómo somos, por qué hemos llegado a ser así y cómo nos relacionamos con los demás. Separar el Patrimonio de las personas es disociar un binomio inseparable: el Patrimonio lo es porque existen personas que lo han generado, lo han cuidado, lo han transmitido y lo han puesto en valor. Por eso, es importante proporcionar los instrumentos para que desde los diferentes ámbitos educativos se puedan realizar programaciones e implementaciones conjuntamente. Es necesario contar con un instrumento de gestión integral en materia de educación patrimonial que permita, con unos criterios claros y con una metodología consensuada, el reconocimiento de la pluralidad y diversidad de formas de acceso al patrimonio.

Teniendo en cuenta estos principios básicos, la Consejería de Educación ofertó el curso pasado, 2016/2017, un programa que permitiera que el alumnado sintiera suyo el Patrimonio, que le ofreciera la posibilidad de asumir que su identidad, en los diferentes niveles en que se configura, deriva de referentes patrimoniales que explican qué somos, cómo somos, por qué hemos llegado a ser así y cómo nos relacionamos con los demás. Por eso nace y se opta por el nombre de “Vivir y Sentir el Patrimonio”, considerando inseparable el binomio Patrimonio – personas que lo conocen, lo viven y lo sienten como suyo. Un programa, enmarcado en el Plan Nacional de Educación y Patrimonio, aprobado en abril 2013 por el Consejo del Patrimonio Histórico Español, que tiene entre sus principales objetivos la potenciación de la protección y conservación del Patrimonio a través de la Educación, el fomento de la investigación y la innovación en didáctica del Patrimonio Cultural, la creación de mecanismos de comunicación entre gestores culturales y educadores o la capacitación de ambos colectivos en la transmisión de los valores patrimoniales.

El Programa “Vivir y Sentir el Patrimonio” se articula en torno a varias líneas cuya ejecución, materializada en proyectos, favorece el cumplimiento de los objetivos referidos anteriormente. Los proyectos que se desarrollen en el Programa deben potenciar los aspectos emocionales y sensoriales del Patrimonio, subrayando su valor simbólico e identitario. Así como aportar criterios para generar opinión, potenciando el desarrollo de actitudes críticas, favorecer la apropiación del conocimiento a partir de las experiencias vividas, promover el vínculo con lo propio y con el otro, fomentar la contextualización, aportar elementos que promuevan la curiosidad y la búsqueda de conocimiento (enseñar a ver). No podemos olvidar tampoco la necesidad de propiciar el acercamiento y comprensión de conocimientos especializados y educar la mirada, la percepción como un proceso inteligente que construye estilos de mirar, ser y estar.

Los centros educativos tienen la opción de presentar sus proyectos de investigación patrimonial e innovación en didáctica del patrimonio de forma libre y abierta. También, pueden hacerlo por presentar sus proyectos aprovechando las propuestas que la Consejería de Educación ofrecerá de forma programada (Vivir y sentir la Alhambra, La vega de Granada o el Flamenco). Estas propuestas se llevarán a cabo en colaboración con organismos y entidades públicas y privadas y su oferta será limitada, ajustándose a la disponibilidad espacio-temporal de los diversos entes y conjuntos patrimoniales que participen. De esta forma el desarrollo de estos proyectos puede resultar más fácil para los centros docentes.

Estos proyectos han de tener un carácter innovador, con recursos y herramientas para la interpretación del Patrimonio, entendida ésta como el proceso intelectual dirigido a comprender el significado y valor del bien patrimonial debiendo centrarse en los elementos básicos del proceso de comunicación: quién (alumnado al que se dirige), qué (contenidos seleccionados), cuándo, dónde, cómo (estrategias y recursos tecnológicos) y por qué.

El Patrimonio cercano puede ser un buen punto de partida para que los centros escolares estudien y cataloguen los elementos patrimoniales próximos, aunque parezca que no tienen importancia (una atalaya en ruinas, una fuente, una acequia, una tradición, etc.).

Por último, resaltar la valiosa alianza con el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) y la Consejería de Cultura, que nos puede permitir, aunando fuerzas y recursos, acometer metas mucho más ambiciosas.

Programa Marco: http://www.juntadeandalucia.es/educacion/webportal/ishare-servlet/content/20342836-72ce-4882-a60e-f75d1051de43

Dosier informativo: http://www.juntadeandalucia.es/educacion/webportal/ishare-servlet/content/0bcc1fe1-7266-41eb-b9f3-1c73af29f03c

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s